¿Cuál elección de sociedad haremos en Francia en 2017?

Durante estos últimos meses el conjunto de la izquierda en Francia mostró en la discusión alrededor de las elecciones presidencial y legislativas de 2017 sus debilidades, sus contradicciones, sus diferencias de visión, para acabar por expresar una posición de sentido común a través del voto mayoritario al apoyo de la candidatura de Jean-Luc Mélenchon. Es una etapa importante que acaba de ser atravesada por los partidos de la Frente de Izquierda, particularmente el PCF y Ensemble, pero que no significa el fin de la batalla política ya que este apoyo queda condicionado en encontrar un marco común aparte del movimiento de Francia Insumisa.

En efecto, este movimiento creado por Jean-Luc Mélenchon, pretendiendo integrar el máximo de mundo aparte de los carteles políticos que existían hasta ahora, deja poco espacio a la expresión de los partidos como tales y anula de hecho la existencia de la Frente de Izquierda. Elaboró una carta que tenía un cuadro rígido, ponía condiciones específicas de funcionamiento como la obligación de hacer campaña para la etiqueta Francia Insumisa, de sostener su programa ” El futuro en común “, de imponer una disciplina de voto como grupo o de integrar su asociación de financiación de la campaña. Tantos puntos que, con algunas posiciones no partidas particularmente al nivel de la política europea e internacional, no hacían una cosa natural y lógica esta adhesión a la candidatura de Jean-Luc Mélenchon por los otros componentes de la izquierda.

Es en noviembre que todo se jugó, primero con los militantes de Ensemble que debían votar por primera vez desde la creación del partido – mientras que todas las decisiones fueron tomadas hasta ahora al consenso – y tomar posición con relación a 3 opciones: sostener la candidatura de Jean-Luc Mélenchon a la elección presidencial persiguiendo la construcción de una alianza más ancha, inscribirse en Francia Insumisa, o bien esperar porque las condiciones no fueron reunidas. Es la posición para el apoyo de Jean-Luc Mélenchon que obtuvo la mayoría, con 42 % de los votos, lo que no era evidente en respuesta a agrios discusiones que se efectuaron en el momento del Consejo Nacional de octubre y que podían dejar presagiar un riesgo de explosión con grupos de militantes ya inscritos en Francia Insumisa.

Es luego el voto de los militantes del PCF que se expresó a finales de noviembre al 53,6 % a favor de la opción 1 para el apoyo de Jean-Luc Mélenchon dejando en el PCF su autonomía crítica y constructiva, mientras que la opción 2 para una candidatura comunista independiente recogía el 46,4 %. Esta salida del voto de los militantes comunistas tampoco no fue ganada por anticipado, porque en el momento de la Conferencia Nacional del 5 de noviembre una mayoría de la dirección se había pronunciado a más de 55 % por una candidatura comunista, desaprobando a su secretario nacional Pierre Laurent favorable para el apoyo de Jean-Luc Mélenchon.

Esto muestra el peso de la base militante que fue fundamental en el apoyo de las luchas llevadas durante meses en la calle contra la Ley trabajo, que participó en las movilizaciones unitarias de los movimientos Convergencia de las luchas, por Noche de pie, en busca de nuevas formas colectivas de intervenciones y de resistencias frente a la política de austeridad de este gobierno. Es también el resultado del trabajo llevado por la Llamada de los 100 o la de Frente Común, incorporando el conjunto de los componentes políticos de izquierda, sindicalistas y catedráticos de universidad, que no dejaron de poner la necesidad de pelearse en el marco de un movimiento ancho y unitario para otra elección de sociedad, otro reparto de las riquezas y un nuevo proyecto económico, político y social.

La izquierda está reorganizándose poco a poco, mientras que la crisis del Partido Socialista se hace más profunda día tras día. Se expresa por el hecho que 80 diputados socialistas decidieron no representarse a las próximas elecciones legislativas, la mitad por razones de edad avanzada pero la otra mitad por razones políticas. Prefieren regresar a la vida local más bien que continuar una representación nacional que no les aportó sólo humillación y desprecio, el sentimiento de no haber servido para nada frente a la voluntad del gobierno de pasar sus reformas en fuerza sobre sujetos que no compartían, como el decaimiento de nacionalidad o la ley trabajo. Pero es sobre todo la declaración de François Hollande no representarse a la elección presidencial en 2017 que fue seguida por la candidatura Manuel Valls que fueron un catalizador importante.

La cólera y el asco expresados por estos 80 diputados se expresan también entre una gran parte de los militantes que no creen más en este PS quién no defiende más los valores socialistas. La renuncia de François Hollande ha sido sentida por algunos como un abandono y una acta pesada de fracaso. ¡ La candidatura de Manuel Valls en cuanto a ella, muy lejos de suscitar el entusiasmo, apareció como una agresión, él qué se hace tratar de ” Sarkozy bis “, él que ” dividió a la izquierda con el decaimiento de nacionalidad ” y desarrolló la teoría de “ambos izquierdas irreconciliables “, no puede decentemente encarnar al candidato del conjunto de la izquierda! Misma Martine Aubry declara que ” si hay dos izquierdas es que hay una que se hizo de derecha “.

Es sin embargo como unificador que quería parecer el movimiento para primarios socialistas titulado ” La Bella alianza popular “. Mientras que la dirección del PS pensaba movilizar a 10.000 personas en el momento de su convenio nacional, pudo movilizarlo sólo 3.000 y debe revisar a la baja la previsión de participación al voto de los primarios que giraría alrededor de 1,5 a 2 millones de personas. Es en esta situación que surge una nueva candidatura, Vincent Peillon – ex ministro de la educación de quien no se hablo más desde hace dos años-, que viene para ponerse en personaje de compromiso entre una derecha socialista representada por Manuel Valls y Arnaud Montebourg anunciado como el hombre de la izquierda del partido.

El voto de estos primarios ciudadanas se efectuarán el 22 y 29 de enero de 2017 y 7 candidatos están en cinta para la elección presidencial: 4 para el PS con Manuel Valls, Arnaud Montebourg, Benoît Hamon y Vincent Peillon, 2 para los Verdes (en rotura con Europa Ecología los Verdes – EELV, que por otro lado tiene su propio candidato en la elección presidencial) François de Rugy y Jean-Luc Benhamias y 1 para el PRG (Radical de Izquierda) Sylvia Pinel. Esto ya muestra la estrechez de esta ” Bella alianza popular ” que, contrariamente a los objetivos de alianza ancha fijados en el momento de su constitución, cuenta aparte de los socialistas sólo pequeños partidos de poco peso. Por otra parte, un representante de la izquierda socialista, Gérard Filoche, ex inspector del trabajo, ha sido eliminado por la dirección socialista que hizo todo lo que pudo para no alcanzar a las firmas requeridas, por el motivo que no había seguido “las reglas comunes que se debían aplicar”, contra el cual este intento una acción de justicia.

Esta situación de crisis profunda dentro del PS es el resultado de la política liberal llevada por François Hollande y su gobierno, que tiende a transformar al ciudadano en actor económico, a considerar la sociedad como un mercado inmenso que tendría como objetivo sólo aumentar la productividad, los provechos, la competencia. La cuestión social no es de actualidad más ya que la cuestión económica debe solucionar todo, incluye allí un paro que se nos muestra en baja sobre gráficos entonces que roa la sociedad, como la extensión de la pobreza, de la precariedad y de las desigualdades. Esto se acompaña de medidas de la seguridad pública, de ofensas a las libertades fundamentales, de un Estado de emergencia constantemente renovado, porque para mantenerse y asegurar su dominación este sistema tiene necesidad de armarse contra todas formas de resistencia de la población y llevar guerras y intervenir militarmente dentro de la OTAN, lo que hace desde años desde el Mali hasta el Medio Oriente.

Es así que vimos entrar en campaña el movimiento ” En marcha ” creado por Emmanuel Macron, brazo derecho de Manuel Valls al gobierno durante un tiempo. Se hizo un fenómeno popular, la de la “modernidad”, y se coloca como el hombre providencial en una situación donde no habría más crucero entre la izquierda y la derecha. Su primera reunión de campaña que se valora en París el 10 de diciembre movilizó a 12.000 personas, viniendo para una parte de los decepcionados del Partido Socialista y de los jóvenes centristas de la UDI. Es Emmanuel Macron quien, a través de diferentes leyes que llevan su nombre, pasadas en fuerza a la Asamblea nacional, contribuyó entre otras cosas desde agosto de 2015 a la privatización de los transportes y a la creación de lo que se llamó los “autobús Macron”. Permitió a empresas europeas de autocares implantarse sobre el mercado francés, proponiendo tarifas muy bajas, con el fin de competir con el monopolio de la SNCF (Compañía Nacional de Ferrocarriles. ¡ 15 meses después 50 % de estos nuevos operadores desaparecieron del paisaje y uno de estos, Megabus, número uno en el Reino Unido, se encuentra en cese de actividad y está a punto de despedir a 175 asalariados!

Durante este tiempo la derecha prosigue del terreno y se recompone. De primarios salió el candidato François Fillon, el que nadie esperaba, con una participación de más de 4 millones de votantes. Representa el sector de la vieja derecha conservadora católica, la de la ” manif para todos ” que se opone al matrimonio mixto y al derecho al aborto, no muy alejada de las posiciones de la extremo derecha (Frente Nacional). El programa que anuncia se ataca a la Seguridad Social, a los sindicatos particularmente el CGT, quiere reducir de 100 mil millones los gastos públicos y anuncian 500.000 despidos en la administración pública, denuncia a los parados y sus subsidios, pone nuevas condiciones para la inmigración y quiere revisar el derecho del suelo, quiere suprimir las 35 horas y regresar a las 39 horas sin aumento de sueldo, abolir el impuesto sobre el patrimonio, reducir las cotizaciones patronales y llevar la edad de la jubilación en 65 años.

El balance de las nuevas mayorías en la cabeza de las regiones, recompuestas por la reforma territorial, donde la derecha se impuso en el momento de las elecciones de 2015, debe ayudarnos a comprender hacia qué vamos si dejamos el campo libre a la derecha y la extrema derecha. Retrocesos importantes son comprobados en estas regiones en materia de salud, de transporte, de cultura. Estos nuevos equipos regionales aplicaron por todas partes la misma política: reducción de los gastos públicos, reducción de los presupuestos a las asociaciones y a los socios, la destrucción de los empleos, la eliminación de las medidas sociales que conciernen en primer lugar a los jóvenes, el desarrollo de las ayudas a las empresas y a la enseñanza privada, la negativa de tomar en consideración las reglas medioambientales…

Los medios de comunicación ya fijan que François Fillon estaría a la cabeza de las intenciones de voto de los franceses en el momento de la elección presidencial de 2017. Sin embargo ciertos sondeos como el último de la IFOP revelan que el 72 % de la población sienta una gran inquietud frente al programa ultraliberal de François Fillon, que significa el desmantelamiento de una gran parte de las conquistas sociales ganadas por las luchas de la clase obrera, y en particular nuestro sistema de Seguridad Social.

Esta tendencia es en parte confirmada por el éxito que obtiene la película de Gilles Perret ” La social ” que vuelve a trazar los 70 años de esta conquista según la 2a guerra mundial y del Consejo Nacional de la Resistencia que fue nuestro sistema de Seguridad Social, que acabará en la ordenanza de 1945 que instituirá la Seguridad Social y a las leyes de 1946 sobre su generalización y el subsidio familiar, que se debe al ministro del trabajo comunista de la época Ambroise Croizat. Es gracias a este militante al servicio de otros, que también han sido colocados los comités de empresa, la formación profesional, la medicina del trabajo, el estatuto de los mineros, los electricistas y los gasistas, de la administración pública, etc. Son millones de gente quienes lo acompañaron en el momento de sus funerales a París en febrero de 1951 mientras que la historia oficial había hecho todo para olvidarlo!

Cuando se ponen en cuestión los principios de solidaridad de nuestro sistema social, con ella privatización de nuestro sistema de salud, la reforma de mínima sociales, de la organización del trabajo y tantas otras conquistas, es importante volver a definir los valores de la izquierda. La elección por el presidente de 2017 no es el objetivo que determinante en si mismo, en cambio lo que lo es él es el trabajo en el terreno para hacer adelantar en los valores de la izquierda, las elecciones de sociedad definidas por el programa de transformaciones económicas y sociales, cualquiera que sea el nombre que se da a este programa, y los combates que hay que llevar para imponerlos frente a una derecha y una extremo derecha que no queremos.

El 30 de diciembre de 2016